Injertos de cabello en Turquía

injertos cabello

18 Août Injertos de cabello en Turquía

Injertos de cabello en Turquía

injertos cabello

Seguro que en los últimos meses habrás leído en más de una revista o Web titulares del estilo de Injerto capilar Turquía implante de pelo Estambul o similares. Y es que cada vez más personas están descubriendo todas las ventajas de realizarse un implante de cabello en este país.

Vencidos los recelos iniciales, por otra parte normales cuando se habla de realizarse algún tipo de tratamiento en otro país, ahora todo el mundo tiene claro que Estambul está a la vanguardia en esta técnica. De hecho, para muchos se ha convertido en la capital de los injertos y su prestigio en este campo no deja de aumentar.

A esto contribuyen las buenas referencias que dan las personas que han acudido ya a realizar estos tratamientos a la capital turca y que hablan de la gran calidad de sus clínicas y de lo positivo que ha resultado para ellos la experiencia en todos los sentidos.

La clave está en el ahorro

Por supuesto, la clave del éxito de estas clínicas de Estambul está en el ahorro que proponen. Es fácil ahorrarse hasta un 70 % respecto a lo que costaría el mismo tratamiento en una clínica de Madrid, de Barcelona o de cualquier otra ciudad de esta parte de Europa. Y todo esto a pesar de pagarse la estancia y el desplazamiento.

Esto ha convencido tanto a hombres como a mujeres de todo el mundo para acudir a realizarse los tratamientos de injerto de cabello y, de paso, realizar alguna visita turística por la ciudad. De hecho, desde que ha aparecido la revolucionaria técnica FUE, son tantas las mujeres que acuden a realizarse injertos de cabello como los hombres.

Por cierto, estos últimos no solo se injertan cabello en el cuero cabelludo, sino que muchos optan también por los injertos de barba. Esto es algo cada vez más frecuente, especialmente en estos momentos en los que las barbas vuelven a estar de moda y muchos hombres quieren lucirla espesa y bien distribuida.

La calidad, irrenunciable

Aunque el precio es muy importante, todo el mundo quiere asegurarse de que esta importante rebaja no va en detrimento de la calidad del tratamiento. Hay dos razones de peso que hacen que tratarse en Turquía salga tan barato. Por un lado, está el nivel de vida del país, mucho más bajo que el de España u otros países de esta parte de Europa. Esto, de por sí, hace que cualquier tratamiento aquí sea más económico.

Pero, además, está el factor más importante. El gobierno turco ha apostado por el turismo médico y para eso ha subvencionado a este tipo de clínicas de modo que les permite ofrecer precios muy competitivos. Con sus agresivas ofertas atraen a muchas personas que quieren llevar a cabo una de estas técnicas pero que no pueden hacerlo en su país porque, simplemente, no pueden pagar los altos precios que se exigen.

Las clínicas turcas son clínicas de élite que no tiene nada que envidiar a cualquiera de las más importantes de otros países, tanto en lo que se refiere a su dotación material como a su equipo humano. Los profesionales turcos de estas clínicas están altamente preparados y especializados en la técnica FUE, la cual requiere de mucha práctica y de profesionales muy minuciosos para garantizar los mejores resultados.

Una técnica que, por fin, convence

La técnica FUE ha supuesto un avance espectacular en los injertos de cabello. No hace muchos años, lo habitual cuando se realizaba una intervención de este tipo era cortar un pedacito de cuero cabelludo en el que había varios folículos pilosos. Este trozo de piel era injertado en la zona a tratar. Pero esto tenía claros inconvenientes, desde las cicatrices que podían ser incluso visibles si no se realizaba la intervención con gran pericia hasta el riesgo de rechazo.

Pero lo peor de todo es que el pelo que nacía no era de gran calidad ni en lo que se refiere a su aspecto, que se veía más bien áspero y artificial, ni en su resistencia ya que el cabello acababa muriendo. Esto hacía necesario que cada cierto tiempo hubiera que realizar nuevos injertos para sustituir a los cabellos que morían.

Con la técnica FUE se injerta un folículo de cada vez. Esto elimina el riesgo de rechazo y también las cicatrices, ya que se lleva a cabo con un solo pinchazo. Una vez curado, la cicatriz que queda es totalmente imperceptible para el ojo humano.

El pelo que nace es absolutamente idéntico al resto de cabello de la persona y tiene una gran resistencia ya que procede de la nuca, la zona de la cabeza en la que el pelo no suele caerse jamás. Estos injertos FUE son para toda la vida y no hay necesidad de realizar retoques.

Sin comentarios

Publicar un comentario

¿Preparado para cambiar de vida? ¡No espere más!

CONTACTENOS